Teletrabajo y PRL

En las circunstancias actuales, donde buena parte de las empresas han tenido que optar por el teletrabajo, entre su personal de oficina, para no parar la actividad empresarial, no se debe olvidar que las organizaciones deben de formar a sus teletrabajadores en Prevención de Riesgos Laborales, con las singularidades propias del teletrabajo. Es importante cuidar los aspectos de seguridad, como no, del trabajador en su casa.

¿Cuáles son los principales riesgos a los que están expuestos los trabajadores en sus casas?

 

  1. Fatiga visual.
  2. Fatiga postural y Trastornos músculo-esqueléticos.
  3. Estrés.
  4. Organizacionales.
  5. Los derivados de la transformación de una parte de la vivienda en lugar de trabajo.

 

FATIGA VISUAL

Los factores causantes de la fatiga visual son: Una inadecuada iluminación;

Reflejos y deslumbramientos; Calidad de la pantalla del ordenador; Incorrecta ubicación del equipo informático y accesorios.

 

¿Cuáles son las medidas preventivas que podemos adoptar?

• Siempre que sea posible, será preferible una iluminación natural, que deberá complementarse con una iluminación artificial cuando la primera, por sí sola, no garantice las condiciones de visibilidad adecuadas (la iluminación mínima en el puesto de trabajo será de 500 lux sobre el plano de trabajo, de tal forma que permita una fácil lectura de documentos).

• Ubicar los puestos de trabajo de forma tal que los ojos del trabajador no queden situados frente a una ventana o frente a un punto de luz artificial que le puedan producir deslumbramientos directos.

• Evitar las variaciones bruscas de luminancia dentro de la zona de trabajo y entre ésta y su entorno inmediato para evitar desequilibrios de luminancia en el entorno visual del trabajador, por lo que no deben existir niveles de iluminación muy diferentes.

• Las ventanas estarán equipadas con unas cortinas, persianas, estores… para controlar la radiación solar y los deslumbramientos.

• Para evitar deslumbramientos se elegirán pantallas, mesas y teclado con acabado mate.

• Se deberá evitar el uso de documentos impresos sobre papel brillante porque da lugar a reflejos.

• Los caracteres de la pantalla deberán estar bien definidos y configurados de forma clara, y tener una dimensión suficiente, disponiendo de un espacio adecuado entre los caracteres y los renglones.

• La imagen de la pantalla deberá ser estable, sin destellos, centelleos u otras formas de inestabilidad.

• El trabajador deberá poder ajustar fácilmente la luminosidad y el contraste entre los caracteres y el fondo de la pantalla, y adaptarlos fácilmente a las condiciones de su entorno.

 

FATIGA POSTURAL – TRASTORNOS MUSCULO-ESQUELÉTICOS

 

Pantalla

 

• La pantalla del ordenador deberá ser orientable e inclinable a voluntad del trabajador para evitar los reflejos.

• Podrá utilizarse un pedestal independiente o una mesa regulable para la pantalla.

• La pantalla, el teclado y los documentos deberán encontrarse a una  distancia similar de los ojos para evitar la fatiga visual y los giros de cuello y cabeza.

• La distancia recomendada de lectura de la pantalla con respecto a los ojos del trabajador será entre 50 y 60 cm.

• La pantalla deberá estar a una altura que pueda ser visualizada por el trabajador dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la que se encuentra a 60º por debajo de la misma.

• Introducir pausas que permitan la recuperación de la fatiga y reducir el tiempo máximo de trabajo ante una pantalla.

 

Ratón

 

•Debe ser ergonómico y adaptarse a la curvatura de la mano.

•Independiente.

•Botones invertibles.

 

Teclado

 

•Inclinable e independiente de la pantalla.

•Teclas delimitadas y separadas entre sí.

•Símbolos legibles en posición normal de trabajo.

•Superficie de baja reflectancia (mate).

 

Silla 

 

• Deberá ser estable, proporcionando al trabajador libertad de movimiento y procurándole una postura confortable.

• La altura de la misma será regulable.

• El respaldo deberá ser reclinable y su altura ajustable y tendrá una leve prominencia para dar apoyo a la zona lumbar.

• Tanto el asiento como el respaldo serán acolchados y deberán estar confeccionados con tela y material de relleno que permita la transpiración.

• Tendrá cinco apoyos en el suelo y ruedas para facilitar la libertad de movimientos del trabajador.

• Deben contar con apoyabrazos que reducen la carga muscular en la zona del cuello y hombro y permite más fácilmente el cambio de postura.

 

Mesa

 

• Dimensiones suficientes para colocar los elementos del equipo.

• Espacio suficiente y altura adecuada para permitir al trabajador una postura correcta.

•Estable y resistente, para soportar el peso.

• Superficie de baja reflectancia (mate).

 

Reposapiés

 

•Se debe utilizar cuando no se pueda regular la altura del asiento y los pies no descansan bien.

• Inclinación ajustable entre 0º y 15º sobre el plano horizontal.

•Dimensiones mínimas de 45cm de ancho por 35cm de profundidad.

• Las superficies serán antideslizantes tanto para los pies, como para la zona de apoyo al suelo.

 

 

Atril-Potadocumentos

 

•Debe ser orientable en su totalidad y de tamaño suficiente para colocar las hojas.

•Se evita el continuo desplazamiento de la vista a distancia de la pantalla.

•Se recomienda que los caracteres, tengan el tamaño y contraste suficiente.

 

Reposamuñecas

 

•Accesorio que persigue la reducción de la carga estática de los miembros superiores.

•Favorece la alineación correcta de la muñeca mientras se trabaja.

• La correcta alineación se consigue cuando el antebrazo, la muñeca y la mano forman una línea recta.

 

PARA ADOPTAR UNAS CONDICIONES ERGONÓMICAS CORRECTAS, SE DEBERÁN SEGUIR LAS SIGUIENTES RECOMENDACIONES:

 

•Distancia ojo-pantalla y ojo documento entre 50 Y 60 cm. Mínimo 40 cm.

•La pantalla deberá estar comprendida entre un ángulo de 5º y 35º por debajo de la línea de visión horizontal.

•Situación próxima de pantalla y portadocumentos.

•Ángulo entre brazo y antebrazo, y muslos y piernas de 90º.

•Distancia entre tablero y superficie del asiento que permita buena movilidad.

•Espacio suficiente entre el teclado y el cuerpo, para apoyar las muñecas.

•Mantener la línea natural entre antebrazo y muñeca.

•Mantener una postura sentada entre 90º y 120º.

•Se deberán adoptar posturas adecuadas para evitar el vuelco de la silla.

•Se realicen pausas para evitar mantener posturas fijas durante mucho tiempo, levantándose si fuese necesario para cambiar de postura (aun cuando las condiciones ergonómicas sean correctas).

•Se cambie de actividad, evitando realizar actividades igual de fatigosas (leer, levantar cargas, etc).

•Se recomienda realizar ejercicios de estiramiento cada cierto tiempo, para relajar los músculos.

 

ESTRÉS

 

Derivado del uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación en el trabajo (internet, telefonía móvil, correo electrónico, PDA’s, fax, etc.).

Potenciado todo esto por la adaptación brusca que se ha tenido que realizar por la emergencia del coronavirus y las demandas específicas producidas por un entorno de trabajo tan diferente como es el trabajo desde casa.

Denominamos estrés a: una reacción de adaptación del organismo humano, como consecuencia de un desequilibrio entre las demandas y los recursos y capacidades de la persona relacionados con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, en un medio nuevo como es el trabajo desde casa (con sus particularidades) y agudizado por el confinamiento provocado por el estado de alarma.

 

Las reacciones más destacables son:

 

• Trastornos musculares (calambres, rigidez, contracturas…).

• Trastornos gastrointestinales (diarreas…).

• Trastornos respiratorios (hiperventilación...).

• Trastornos cardiovasculares (hipertensión arterial, arritmias…).

• Trastornos dermatológicos (sudoración excesiva…).

• Trastornos del sueño.

• Ansiedad.

• Depresión.

 

¿Cuáles son las medidas preventivas que podemos adoptar?

  • Busca un espacio apartado y tranquilo en la medida de lo posible: ese es ahora tu puesto de trabajo,
  • Establece un horario de trabajo. Si es posible el que tenías presencialmente, de cara a poder coordinarte con tus compañeros.
  • No trabajes jamás en pijama. Utiliza ropa cómoda, pero haz “como si” tuvieras que ir a trabajar.
  • Mantén un contacto fluido con tus compañeros a través de chat o whatsapp.
  • En esta situación tan extraña que nos toca vivir, es conveniente cuidarse, psicológica, pero también físicamente. Ahora que te has ahorrado el tiempo de desplazamiento a tu lugar de trabajo, aprovecha y haz algo de deporte en casa. Una sencilla tabla de ejercicios bastará. Practica alguna técnica de relajación
  • La formación periódica y específica sobre el uso de nuevas tecnologías de información y comunicación, ya que los avances tecnológicos se producen muy rápido y el teletrabajador debe ser capaz de responder.

 

RIESGOS DERIVADOS CON LA ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO

 

El hecho de que el teletrabajador normalmente trabaje en su casa, en soledad, o al menos aislado del resto de la plantilla de la empresa, manteniendo un contacto casi exclusivamente telemático o telefónico, lleva implícito una serie de posibles riesgos laborales de carácter psicosocial, que pueden dar lugar a diversas patologías. De ahí la necesidad de establecer una serie de medidas preventivas:

 

• Flexibilidad horaria: Establecimiento de un horario adaptado a las cualidades y necesidades del teletrabajador, dado que el propio control del ritmo de trabajo puede dar lugar a un exceso de horas de trabajo con la consiguiente sobrecarga.

• Pausas: Establecer un tiempo de trabajo/descanso donde primen las pausas cortas y frecuentes frente a las largas y espaciadas. Esto es debido a que una vez llegado el estado de fatiga es difícil recuperarse, siendo más positivo el procurar no alcanzarlo.

• Aislamiento: Es conveniente prefijar una serie de reuniones entre el teletrabajador y los componentes de la empresa. De esta manera, se consigue estar al día en cuestiones propias de su trabajo y de su empresa, se fomenta el sentido de pertenencia a la organización, y se previenen problemas derivados de la soledad y el aislamiento.

• Separación del ámbito familiar del laboral: El hecho de no separar, y no solo de manera física, ambos aspectos de la vida, puede dar lugar a tensiones que afectan psicológicamente al teletrabajador.

 

RIESGOS DERIVADOS CON LA TRANSFORMACIÓN DE UNA PARTE DE LA VIVIENDA EN LUGAR DE TRABAJO

 

Es evidente que una vivienda no está preparada para ser un lugar de trabajo, y el hecho es que la mayoría de los teletrabajadores trabajan en su casa. Por ello, consideramos imprescindible realizar una serie de modificaciones y tomar ciertas medidas que eviten riesgos:

 

•Habilitar una zona aislada dentro de la vivienda, con suficiente espacio para contener los equipos y materiales de trabajo, de manera que ese espacio se dedique exclusivamente al trabajo.

•Es conveniente que disponga de luz natural, y que el ruido, tanto externo como de la casa, sea el menor posible. El ruido puede ser un factor de estrés importante, y que la luz natural ayuda disminuir el riesgo de fatiga visual.

•Ordenar el espacio de la habitación para evitar caídas y golpes, respetando los lugares de paso, etc. En la misma línea, disponer el cableado eléctrico y telefónico de manera fija y en las paredes; de esta manera se evitarán accidentes innecesarios.

•Vigilar la temperatura de la habitación, así como la ventilación de la misma. Se recomienda mantener una temperatura de 20º a 24º en invierno y de 23º a 26º en verano y de cualquier forma siempre deberá estar entre 17-27ºC

•Para evitar contactos eléctricos:

  1. No sobrecargar los enchufes o instalaciones.
  2. No realizar conexiones con medios inadecuados o fuera de los enchufes, cuadros o cajas de distribución específicas.
  3. No realizar conexiones eléctricas cubiertas con cinta aislante.
  4. Se deberán tener localizados los medios de extinción disponibles en la vivienda o comunidad y conocer la forma de uso, para poder sofocar el incendio de la forma más rápida posible.

 

En EMOI,S.A., en línea con las principales empresas de este país, ha optado por el teletrabajo de su personal de oficina, de cara a proteger a sus trabajadores de cualquier contagio por coronavirus. Tal medida permite que se siga dando a nuestros clientes y proveedores un servicio adecuado, a pesar de las circunstancias tan especiales que estamos viviendo.

Además, desde el departamento de Prevención de Riesgos Laborales de EMOI,S.A., y de forma on-line, se ha dado formación en Prevención con las especificidades de seguridad en el trabajo desde casa a todos nuestros teletrabajadores.

 

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario