PREVENCION DE LA EXPOSICION LABORAL AL FRIO

En el ámbito laboral existen determinados puestos de trabajo que implican estar expuestos a ambientes muy fríos, como los relacionados con el sector de la construcción, dado que la mayoría de ellos se realizan a la intemperie. Trabajar al aire libre con condiciones de frío y viento elevados, puede producir congelaciones y cuadros de hipotermia, así como favorecer ciertas enfermedades como la gripe, la bronquitis o la neumonía. También un ambiente muy frío puede agravar enfermedades crónicas ya existentes y, no menos importante, favorecer accidentes de circulación o caídas producidas por existencia de nieve o placas de hielo en el lugar de trabajo.

El riesgo asociado a ambientes muy fríos depende de la temperatura y de la velocidad del aire y pueden ocasionar en el trabajador/a, los siguientes tipos de estrés al frío:

 

  1. Enfriamiento de todo el cuerpo,
  2. Enfriamiento local: de las extremidades; cutáneo, por convección (a causa del viento), cutáneo por conducción (por tocar objetos muy fríos) y enfriamiento del tracto respiratorio.

 

Podemos concluir con la idea de que la combinación de una baja temperatura con un viento fuerte puede ser nefasta para el trabajador/a y se requerirá de medidas preventivas destinadas a evitar accidentes o enfermedades, ocasionas por tal exposición. En este sentido, se considera que una exposición prolongada a temperaturas por debajo de 10º C puede ocasionar daños para la salud de los trabajadores/as.

La población trabajadora más sensible a la exposición a bajas temperaturas es: las personas de más edad; con enfermedades crónicas o, las que toman algún tipo de fármaco que pueda agravar los síntomas asociados al frío.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS A ADOPTAR

 

  1. Instalar zonas cálidas de descanso o vehículos con cabina equipada con calefacción. En días fríos asegurarse que disponemos del suficiente combustible en el vehículo y ropa de abrigo de repuesto.
  2. Uso de una adecuada ropa de trabajo para el frío. Utilización de protección ocular.
  3. Establecer regímenes de trabajo-recuperación, que disminuirán en cierta medida la exposición al ambiente frío.
  4. Hacer comidas equilibradas y adecuadas a las necesidades del trabajo en cuestión.
  5. Tener el reconocimiento médico al día de los trabajadores/as.
  6. Formación e información a los trabajadores/as. En este sentido, desde el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales de EMOI, S.A., se viene impartiendo, con una periodicidad anual, charlas informativas donde se recuerda que en ambientes fríos se deberán adoptar las medidas preventivas que se acaban de exponer.

Añadir nuevo comentario