HIGIENE POSTURAL

Trabajamos sentados frente a la pantalla del ordenador gran parte de nuestra jornada laboral, muchas veces, manteniendo una postura incorrecta que puede ocasionarnos pequeñas molestias o dolencias que pueden convertirse con el tiempo, en problemas crónicos que pueden llegar a ser incapacitantes:son los llamados Trastornos Musculoesqueléticos.

La Higiene postural (estudiada por la Ergonomía) nos enseña a mantener una posición correcta del cuerpo tanto cuando está en movimiento, como cuando pasa largas horas quieto (como cuando estamos sentados frente a la pantalla del ordenador). Todo ello para evitar posibles lesiones musculares, articulares, de nuestros tendones, ligamentos, huesos y nervios del cuerpo, generalmente situados en nuestra espalda, cuello, hombros y extremidades superiores.

Los Trastornos Musculoesqueléticos ocasionados por una deficiente higiene postural son una de las enfermedades de origen laboral más comunes en la sociedad occidental y que afectan a miles de trabajadores/as en España, ocasionando  pérdidas económicas a las empresas en forma de bajas laborales.

Como siempre que hablamos de Seguridad en el Trabajo, lo mejor es la prevención. Aquí os dejamos una serie de pequeños gestos saludables que puedes hacer a la hora de sentarte frente a la pantalla de tu ordenador:

 

  1. Utilizar una buena silla ergonómica que pueda adaptarse a nuestro cuerpo: con asiento regulable en altura y regulable en profundidad, respaldo reclinable y “posición de balanceo” .Un diseño adaptable a las formas del cuerpo con materiales que favorezcan la transpiración. Antiestática y con ruedas, entre otros.
  2. Mantener una postura erguida, con la espalda apoyada en el respaldo, sobre todo la zona lumbar. Acercarse a la mesa a la hora de escribir o manejar el ratón. Apoyar los antebrazos en la mesa.
  3. Para no sufrir dolores cervicales, el monitor debe colocarse a una distancia mínima de medio metro y a la altura de los ojos.
  4. Apoyar los pies en el suelo, formando las piernas 90º con respecto al asiento. Si no es posible, también podemos apoyar los pies en una plataforma.
  5. Hacer de vez en cuando pequeños descansos para estirar las piernas, cambiar de postura o hacer estiramientos. Para evitar la fatiga visual podemos hacer un sencillo ejercicio, tapando los ojos alternativamente con la mano por unos segundos y enfocando a diferentes distancias de manera alternativa.
  6. Hacer ejercicio regular en nuestro tiempo libre para fortalecer nuestro tono muscular. En este sentido, la natación, se ha revelado como uno de los mejores deportes.

Añadir nuevo comentario