ESTRES LABORAL

El estrés en el ámbito laboral se define como el conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y de conducta que sufre la persona, ante ciertos aspectos adversos o nocivos, del contenido, la organización o el entorno del trabajo. Se trataría, en fin, de un estado que se caracteriza por altos niveles de excitación y angustia, con una frecuente sensación de no poder hacer frente a la situación estresante.

¿Qué tipo de consecuencias puede tener para la persona la exposición a un estrés prolongado? Un poco de estrés es bueno, nos ayuda a tener un rendimiento óptimo en el trabajo. Pero, cuando la situación estresante no se resuelve satisfactoriamente en mucho tiempo, la alta activación que sufre el organismo de la persona, hace que éste enferme, sufriendo una serie de consecuencias, tanto físicas como psicológicas:

 

  1. Posibilidad de sufrir problemas cardiovasculares, úlceras, dolores músculo-esqueléticos, etc.
  2. Ansiedad, depresión, trastornos psicosomáticos, insomnio, etc.
  3. Abuso de sustancias para intentar “controlar” la ansiedad: beber alcohol, fumar, etc.

 

Además de estas consecuencias físicas y psicológicas, también existe una serie de efectos en la esfera social del trabajador/a, que tiene su reflejo en el ámbito familiar: conflictos con la pareja, con los hijos, etc, debidos a una posible falta de atención o abandono progresivo de sus responsabilidades familiares, debido a su problema en el ámbito laboral.

La empresa también se ve afectada por el nivel de estrés elevado de su plantilla, en forma de: mayor absentismo, bajas injustificadas, bajo rendimiento del trabajador/a o el posible aumento de la conflictividad laboral.

 

¿Qué pueden hacer las empresas para reducir el nivel de estrés de sus trabajadores/as?

 

No es demasiado costoso introducir ciertos cambios en las organizaciones de cara a mejorar el clima laboral y con ello, reducir el nivel de estrés de las personas.

Más bien, es un problema de cultura organizativa.

Estas son:

 

  1. Facilitar la conciliación entre vida laboral y familiar, potenciado, entre otras medidas, la flexibilidad horaria.
  2. Fomentar la colaboración entre los empleados y entre estos y sus jefes/as, potenciado, por ejemplo, el trabajo en equipo y así mejorar el clima laboral.
  3. Apoyar al trabajador/a para que pueda desarrollar todo su potencial de conocimientos y habilidades, así como facilitar un aprendizaje continuo.
  4. Fomentar la autonomía de la persona, potenciando la toma de decisiones que se relaciona con los métodos de trabajo o el orden de las tareas.
  5. Garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
  6. Fomentar la claridad y la transparencia organizativa: definiendo los puestos de trabajo, las tareas asignadas y el margen de autonomía.
  7. Potenciar el uso del “refuerzo positivo” y la comunicación por parte de los jefes/as.
  8. Adecuar la carga de trabajo a la jornada laboral.

 

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de una persona contenta”    

Victor Pauchet

 

 

Añadir nuevo comentario