100 Años de Metro de Madrid

¿Sabías que el primer ferrocarril metropolitano se creó en Londres en 1863, provisto de máquinas de vapor, como el ferrocarril en superficie? Cuando la idea llega a España, en concreto a Madrid en 1919, lo hizo en su versión eléctrica. En dicho proyecto, se involucró la Corona, en la figura de D. Alfonso XIII, que donó de su fortuna personal un millón de pesetas. El gesto del monarca, animó a otros inversores a apoyar financieramente el proyecto que, al principio, tanto recelo suscitaba.

La primera línea fue inaugurada el 17 de octubre de 1919 y consistía en un túnel de doble vía que unía la Puerta del Sol con Cuatro Caminos y pasaba a lo largo de su recorrido por seis estaciones intermedias, que distaban entre sí 500 m aproximadamente. Más tarde fue prolongada por uno de sus extremos hasta Atocha y Vallecas y, por el otro, hasta Tetuán. La segunda línea, inaugurada el 16 de junio de 1924, unía la Puerta del Sol con la barriada de Ventas, y al igual que la anterior fue prolongada hasta Quevedo, Cuatro Caminos, Goya y Diego de León. De esta línea también partía un ramal que enlazaba la plaza de Isabel II con la Estación del Norte. Con la inauguración el 8 de agosto de 1936 del tramo entre la Puerta del Sol y Embajadores se inició el desarrollo de la tercera línea, pero hubo que esperar hasta el final de la Guerra Civil para que se volvieran a construir sus nuevos tramos. Estas primeras líneas configuraron una red radial con un marcado centralismo en la Puerta del Sol debido, fundamentalmente, a la necesidad de garantizar la amortización de capitales con el menor riesgo posible, de ahí que en lugar de construirse la red pensando en el desarrollo de áreas urbanas, se optara por ubicar las estaciones en áreas consolidadas y muy pobladas. De hecho, como se ha comentado al principio, de no haber sido por el apoyo financiero de la Corona y de otras entidades financieras, como el Banco de Vizcaya, no se hubieran conseguido los 10.000.000 de pesetas que hacían falta para la construcción de la primera línea, ya que el resto de bancos que había en Madrid consideraban este proyecto ruinoso. Basta con tener en cuenta los 105 millones de usuarios de tranvía para el periodo 1910-1915 y los 154 millones para el periodo 1915-1920, para comprender las inquietudes de las entidades financieras. Contra todo pronóstico, el metropolitano tuvo una acogida creciente, y se benefició de las crecientes dificultades que originaba el tráfico de la superficie, ganando usuarios y superando en velocidad al tranvía en algunos tramos.   

Actualmente, Metro de Madrid, cuenta con un total de 302 estaciones, ​ es la tercera de Europa por kilómetros, después de las de Londres y Moscú, y la novena del mundo. Durante 2017 se contabilizaron 626,4 millones de desplazamientos.

 

 

 

 

Comentarios

Muy interesante artículo

 

Gracias

Añadir nuevo comentario